MetricaSC May 6, 2017 - 5:03:45 am

A 155 años de la batalla de Puebla, nuestros destinos siguen y seguirán unidos

A 155 años de la primer batalla de Puebla en 1862. Los mexicanos vivimos en un país consolidado como nación. Graves problemáticas nos aquejan, en su mayoría generadas a partir de nuestros propios errores y descuidos.

La primer batalla finalizada en victoria para México sobre un ejército extranjero cambió para siempre nuestra propia idea sobre qué era eso que llamábamos México. Retrasó la entrada del ejército francés a la ciudad de México en más de un año, y con ello, permitió que los acontecimientos en el contexto internacional se desarrollaran de tal manera que beneficiaron a la causa mexicana. La guerra de secesión de los Estados Unidos se definió en favor de la unión. Recordemos que en parte el plan francés alimentaba su motivación en detener y competir con el imperialismo norteamericano. Del otro lado del atlántico, en Europa, la inminente guerra Franco-Prusiana, junto a la derrota austriaca frente a Prusia, hicieron que las prioridades francesas cambiaran de centro de gravedad y que los austriacos no estuvieran en condiciones de ayudar a Maximiliano.

Sabemos de la capital importancia que actualmente reviste esta festividad para la comunidad mexicana en el vecino país del norte. Y es lógico, pues así como la fortuna nos sonrió cuando la unión triunfó en 1865, así también la victoria poblana aunó a este resultado, despojando a los confederados, durante un año crucial, de un aliado que podría haber modificado el resultado final de aquella guerra.

Nos guste o no, los destinos de nuestros países están y estarán inseparablemente unidos, cada acontecimiento histórico de relevancia que ha ocurrido o vaya a ocurrir, al norte o al sur del río bravo, encontrará tanto parte de sus causas como de sus consecuencias en todo Norteamérica.

Víctor Meza

Siguiente Más