Usuario Sep 7, 2015 - 4:38:38 pm

#Ayotzinapa: OEA señala hipótesis: los mataron porque, sin saberlo, tomaron camión que llevaba heroína a Chicago

Un informe de 560 páginas y 6 meses de trabajo fueron necesarios para un grupo de expertos extranjeros para derrumbar la ya de por sí descreída versión de la Procuraduría General de la República sobre lo que ocurrió el 26 de septiembre del 2014 en Iguala; un millar de personas resultaron víctimas directas o indirectas de esa hterrible noche y hoy, se tiene una hipótesis terrorífica: los estudiantes fueron atacados porque, sin saberlo, tomaron un camión de pasajeros que transportaba una carga de pasta de heroína cuyo destino era la ciudad de Chicago.

El domingo pasado, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), fue convocado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que forma parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y se compuso por: Alejandro Valencia Villa, Ángela María Buitrago, Carlos Martin Beristaín, Claudia Paz y Paz Baile, Francisco Cox Vial, quienes revisaron los expedientes de la PGR y se entrevistaron con sobrevivientes, familiares de los desaparecidos y de las víctimas mortales.

El documento detalla que de los hechos resultaron 180 víctimas directas, 6 ejecuciones, 40 heridos, 43 desaparecidos y 700 víctimas indirectas. Carlos Martín Beristain detalló que en los nueve escenarios en los que ocurrieron los hechos, estuvieron presentes miembros del 27 Batallón, de la Policía Federal, Policía Ministerial, Policía Estatal y agentes municipales de Iguala y Cocula.

Uno de los peritos, experto en incendios (y que participó en el análisis de lo que ocurrió en el atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York), descartó que los cuerpos hubiesen sido incinerados en el basurero municipal de Colula, en donde según afirmó la PGR, se utilizaron neumáticos para alimentar la hoguera que, según ellos, redujo a cenizas los cuerpos de los 43 jóvenes y posteriormente, sus verdugos esparcieron las cenizas en el Río San Juan.

José Toledo, dijo que “la carga necesaria para incinerar a una persona requiere de 700 kilos de madera" y en cambio, los restos que se encontraron sí corresponden a una cremación en un horno mortuorio, por lo que se recomendó investigar las actividades en crematorios ese día y los siguientes.

Derivado de las conclusiones del GIEI, la OEA recomendó a la PGR que se investigase la que, al parecer, es la principal línea de investigación y que no se ha tomado en cuenta por las autoridades mexicanas: los estudiantes tomaron un camión de pasajeros que llevaban una carga de pasta de heroína con destino a Chicago: “Guerrero es el principal productor de amapola en el país y existe una ruta de trasiego de la droga entre esa ciudad norteamericana e Iguala".

El hecho que llevó al GIEI a construir esta hipótesis, es que los primeros expedientes de la PGJ de Guerrero, señalaron que había cinco camiones inmiscuidos en los ataques, mientras que, los de la PGR señalan sólo cuatro camiones; cuando los integrantes del GIEI solicitaron ver el camión faltante, era distinto al que grabaron cámaras de seguridad e incluso, muchas de estas cintas fueron borradas y/o destruidas por servidores públicos de la PGR.

Como si esto no fuese suficiente para el argumento de una película de terror, los peritos señalaron que las autoridades mexicanas no sólo desestimaron esta línea de investigación, sino que además destruyeron evidencia, la PGR destinó la investigación del caso a peritos inexpertos e incluso, torturó a testigos para confesarse como verdugos de los estudiantes, para concluir el caso con “la verdad histórica" de Murillo Karam.

El medio digital Aristegui Noticias, divulgó un reportaje en el que se explica que la PGR tergiversó fuentes científicas, para argumentar que los criminales incineraron los cuerpos de los 43 en el basurero de Cocula. Además, fue el 13 de enero de 2015, cuando Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal de PGR y uno de los principales investigadores del caso Ayotzinapa, dijo: “Se han agotado todas las líneas de investigación surgidas durante la indagatoria".

El informe presentado por el GIEI señala que la PGR desechó a propósito evidencia crucial y que las autoridades involucradas en el caso tuvieron información en tiempo real de lo que ocurrió esa noche del 26 y el 27 de septiembre.

Al respecto, la organización Human Rights Watch señaló que este estudio evidencia las fallas de la PGR y urgió a la dependencia federal a que retomara la investigación, así como las recomendaciones que el informe del GIEI emitió.

Además, la Procuradora General de la República Arely Gómez indicó que se solicitará un nuevo peritaje en Cocula, derivado de las discrepancias e irregularidades que reveló el GIEI e incluso, el Presidente Enrique Peña Nieto instruyó a su equipo de trabajo para acatar las recomendaciones emitidas en el informe mencionado.


A continuación, el informe íntegro:



Informe Ayotzinapa (GIEI, 2015) by REALIDAD EXPUESTA

Siguiente Más