C
Colaboración

La Champa

Desértica Mar 20, 2017 - 4:36:28 pm

No recuerdo la última vez que tuve complicaciones para llegar a una dirección, sabía que estaba en Distrito 1 pero, admito que fue complicado encontrarlo, punto que tendrán que transformar de desventaja a ventaja, la zona no lo hará por sí misma. Las primeras veces siempre son emocionantes y estaba a punto de agregar una más a mis recuerdos. Escasos pasos dentro del lugar hicieron que mi mente se inundara de flashbacks, y es que al entrar, pude recordar los lugares que solía frecuentar en mis viajes a España. El lugar es pequeño, justo como debe ser, la decoración con las botellas de cava, un vino espumoso similar al champagne y elaborado en España, harán que no te quieras ir sin pedir una copa; y su música, española por supuesto, te acogerá en un ambiente relajado y tranquilo.

Lo primero en mis manos fue el menú de bebidas, que es muy parecido a lo que encontrarías en un café español, recordar algo tan conocido siempre te hace sonreír, y aún más cuando al ir leyendo encontré algunos de mis platillos favoritos, las tapas y algunos pinxos, era hora de pedir un poco de todo para probar.

Comenzando por la bebida, pedí un tinto de verano, me encanta ese nombre, algo ligero a mi gusto pero ideal para empezar acompañado con una entrada de croquetas de jamón serrano, uno de mis platillos por mucho favoritos de España. Corté el primer pedazo esperando ver una bechamel rebozante de jamón serrano pero no, la receta ha sido un poco tropicalizada usando papas y muy poco jamón serrano, el sabor ha sido muy bueno pero escaso de tradición. Entre un servicio increíble por parte de los meseros y el barista, llegó mi segundo plato, patatas bravas. Estas venían acompañadas de alioli, sin embargo, el sabor no se apegó lo suficiente al original español, el alioli necesitó más del sabor predominante del ajo, punto que tuve la oportunidad de compartir en el momento ya que tras cada platillo preguntaban mi experiencia.

Entre plato y plato, fui recordando cientos de historias hasta que llegó mi añorada chapata de jamón serrano, puse mis dedos en ese pan fresco para encontrarme sentada en las ramblas disfrutando de un vino español y el platillo entre mis dedos, qué bonito revivir acompañado con un poco de lechuga y queso, otra forma de presentarlo a occidente, ya que el original habría llevado únicamente jamón serrano.

Si espero regresar con la esperanza y, sobre todo, con la emoción de que revisen sus platillos y nos ofrezcan más de España, con recetas más cercanas a la tradición y al original, deben enseñarnos de lo que la cocina española es capaz.

Por: Chef fantasma

Siguiente Más