Jorge Cruz Ago 10, 2018 - 11:29:31 am

Probar cosas nuevas para generar oportunidades para todos

Desde la pasada contienda electoral se ha mantenido el debate sobre el Ingreso Básico Garantizado o Universal. Existen opiniones que aseguran se trata de un mecanismo que podría potenciar a sectores marginados que enfrentan un panorama desolador, pero otras más férreas apuestan a que estas medidas únicamente traerían consigo una solución milagro y el continuismo del sistema asistencialista.

Sin embargo, es necesario entender que la desigualdad que se vive en el país ha crecido a niveles insospechados desde tiempos tan remotos, pero tan sólo es necesario con acercarnos al último año, donde la realidad en materia de vivienda es abrumadora.

Tan sólo en pase de año, del 2017 al 2018 podemos encontrar apenas una ligera disminución en relación a la demanda de vivienda. De acuerdo con los datos proporcionados por la Sociedad Hipotecaria Federal del año anterior al actual se logró reducir apenas en 2.7 por ciento la necesidad de ocupar un lugar-habitación, pero la cifra no es nada alentadora, pues aún son 298 mil 666 casos con la necesidad de una habitación.

Además, 609 mil 292 se encuentran en condiciones de rezago habitacional, es decir, cuentan con vivienda, sin embargo, se hallan con carencias materiales, de servicios o insuficiencia de espacios.

BqA789A5ib.png

Pero busquemos un diagnóstico y es que, entre ellas, encontramos a las propias fuerzas tecnológicas que han ayudado a las nuevas compañías a crecer en un corto tiempo y en tamaños inimaginables. Son aquellas las que están generando mayor concentración de riqueza en pocas personas, ampliando esta brecha inequitativa que mencionábamos en la entrada.

Estas tecnologías disruptivas son las que están complicando cada día más que la gente que no cuenta con los medios óptimos, logré construir una ruta de escape, y las consecuencias de esta situación prenden los focos rojos, pues de no hacer algo este problema pudiera agudizarse aún más.

Entonces, ¿qué beneficios y/u oportunidades ofrece el salario básico universal? El concepto de un sueldo garantizado tiene una lógica simple, se trata de entregar una cantidad de dinero a aquellos con mayores carencias de oportunidades para solidificar la base de ingreso o nulo (ingreso) que tenga esa persona en el momento.

La idea básica es que el dinero no este etiquetado para que la persona defina cuál es su mayor necesidad en ese momento. Sin duda, uno de los principales cuestionamientos en este punto es la idea preponderante sobre que las personas en una condición de pobreza no cuentan con la misma preparación para decidir correctamente en que invertir sus ingresos.

Esta idea es tan radical como simplista. Pues, es difícil pensar que en un país que alcanza una cifra de 53.4 millones de pobres (Coneval. 2016) y 62.0 se encuentran por debajo de la línea de bienestar, es difícil pensar en utilizar ese aporte en algo diferente a comida para poder sobrevivir.

El gobierno entregaría de nuestros impuestos un cheque aproximadamente de $5,000 pesos mensuales a todas las personas que ganen menos de $20,000 al mes. Esto ayudaría a rescatar a por lo menos un millón 150 mil chihuahuenses en situación de pobreza en el estado.  

¿De donde podría salir este recurso? Primero generar una política social de este tipo eliminaría muchos de los apoyos sociales, cortaría mucha burocracia y corrupción. También se tendrían que incrementar la base de impuestos generalizando a un IVA único en todos los productos y servicios.

Actualmente el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ha detectado 6 mil 489 programas y/o acciones de desarrollo social en todo el país, de los cuales únicamente a nivel federal 910 mil 283 millones de pesos.

Esto no significa acabar con todos los programas, tendríamos que seguir con planes de vivienda, alimentación, salud y educación. Tenemos que trabajar en el “sueño chihuahuense”, un plan donde podamos soñar con que podemos tener mejores condiciones de vida que nuestros padres y que nuestros hijos hacia nosotros.

Sin duda el garantizar un ingreso en las familias, es una de las formas más efectivas de otorgar escenarios positivos a una persona en condiciones de pobreza. Aunque no es la única solución, ni tampoco se da de manera absoluta, es importante seguir trabajando con programas sociales de reintegración y educación, sin olvidar el muy necesario acceso a la salud.

Podemos comenzar a probar, en diferentes regiones con diferentes ingresos y monitorear el mejoramiento de estas comunidades.

Aunque otra corriente indica que la principal herramienta para combatir la pobreza, es la educación. Si coincido, pero esto debe de venir siempre acompañado de una estabilidad económica mínima. Tu puedes enseñar a alguien a pescar, pero si no tienen el recurso para comprar la caña y la carnada, de poco servirá la técnica aprendida.

Soy un creyente en el capitalismo, en los beneficios que trae el tener competencia y que cada uno de nosotros debe de luchar para salir adelante. Pero también estoy consiente que necesitamos buscar los mecanismos para generar las bases necesarias para que cualquier persona de nuestra comunidad tenga la oportunidad de salir adelante, si es lo que la persona desea.

Se requiere un balance entre que la gente este motivada en salir adelante y tener un ingreso básico para salir adelante.

¿Por que no innovar y hacer cosas diferentes aquí en Chihuahua?

Siguiente Más