A
Artículo

¿Quién es TransCanada? la empresa que poco a poco se apodera de la Sierra

Marcela Erosa Jul 10, 2015 - 8:39:21 am

TransCanada es una empresa que está realmente interesada en – destruir el medio ambiente de Chihuahua– invertir en nuestro estado con diversos proyectos energéticos y mineros. Además de la inversión minera, la transnacional está involucrada en la construcción del gasoducto en el tramo de Encino a Topolobampo.

Además de todas las complicaciones, enfrentamientos, amenazas, contaminación, la falta de información y el vaivén político que envuelven al proyecto en territorio chihuahuense, TransCandada tiene cola que le pisen en básicamente todas las localidades en donde se instala.

¿Quién es TransCanada?

La transnacional no es una perita en dulce. Los problemas en cuanto a contaminación y conflictos con habitantes nativos que viven en la convergencia sus ductos —tanto de gas como de petróleo— es constante.

Uno de los proyectos más controversiales de la transnacional es el oleoducto llamado Keystone XL,una extensión de su principal oleoducto, Keystone. Dicha extensión permitirá llevar petróleo desde Canadá hasta las refinerías texanas.

El problema es que TransCanada no ha podido garantizar la seguridad del medio ambiente. Desde que el oleoducto entró en funcionamiento en Estados Unidos más de 80 mil litros del petróleo canadiense —que es petróleo de mala calidad mezclado con arenas pesadas que contienen alquitrán— se han derramado sobre mantos freáticos, causando un alto nivel de contaminación al agua potable.

Experiencias como esta dieron pie a que Barak Obama vetara la construcción de la variante XL, ya que la ruta está trazada por encima del acuífero Ogallala en Nebraska, uno de los más importantes de la región. Lamentablemente la política no tiene lados y la construcción de la variante XL seguramente se concretará para el próximo período presidencial, gracias al ataque de lobistas y la descomunal presión política que aplican en unión americana.

Incluso se acordó que cualquier proceso que realice TransCanada referente al oleocudto actual Keystone debe ser revisado por un grupo de inspectores ambientales designados por el gobierno estadounidense.

Las verdades a medias no son verdades

A pesar de que TransCanada piensa que “La colaboración con las partes interesadas significa escuchar, proporcionando información precisa y respondiendo a los intereses de las partes interesadas de manera rápida y consistente", hace todo lo contrario.

Tanto en Estados Unidos, como en México, la trasnacional no compartió la totalidad de la información en cuanto a los riesgos ambientales. Es común que las localidades indígenas de ambos países tengan declaraciones como la de Melesio Torres, gobernador tarahumara de Pitorreal, quien señala que “ellos sólo llegaron y empezaron a cortar árboles, nadie nos dijo nada".

Del otro lado Bryan Brewer, jefe de la tribu Oglala Sioux, se declaró en contra de Keystone XL frente a funcionarios federales de Dakota de Sur. Afirma que la empresa no ha dado información clara del impacto ambiental del oleducto —el mismo que atraviesa 150 comunidades indígenas y reservas naturales.

Números antes que… Todo lo demás

Si quieres entender a una empresa habla su idioma: números. TransCanada es una empresa que vale 35 mil millones de dólares. Hasta ahora tiene invertido en ductos —ya sea de petróleo o de gas— 46 mil millones de dólares. Además genera ganancias anuales de 3 mil millones de dólares.

Su producto estrella, Keystone XL, tranpotará 830 mil barriles diarios de petróleo canadiense a las refinerías en Texas. Se invirtieron 5 mil millones de dólares y consta de 1,900 km de ducto.

En México tiene actualmente operaciones con dos ductos de gas natural con una inversión de 2 mil millones de dólares.

En Chihuahua se construye el tramo del gasoducto que inicia en el Encino y termina en Topolobampo. Dicho ducto tendrá una longitud de mil 347 km y una inversión de 29 mil millones de pesos. Si siguen con proyecto en México la inversión podría llegar a los 5 mil millones de pesos

La industria de la energía deja bastante bien; Russell Girling, CEO de TransCanada, recibe cada año 6,9 millones de dólares canadienses, pese a que su salario es de apenas 900.000 dólares. La desigualdad viene a continuación: los empleados de TransCanada que radican en Estados Unidos reciben 40 dólares la hora, mientras que los trabajadores en México ganan mensualmente 12 mil pesos.

TransCanada se reduce a esto: un bonche de números que le dan un pase directo a los círculos más altos del poder, le permite codearse con importantes representante de la industria y autoridades gubernamentales —en cualquier país— para lograr más número.

Muchas cosas se pueden medir en números, lamentablemente el medio ambiente y la conservación tanto de comunidades indígenas como de reservas naturales no son números, por lo tanto pareciera que su importancia es menor.

TransCanada es una empresa que está en aproximadamente 20 países, es evidente que no tiene consideración por el medio ambiente y ha dejado claro que el desarrollo económico y energético es la prioridad número uno en el mundo. "Pueden elegir apagar las luces y congelarse en la oscuridad. La alternativa es hacer lo que todo el mundo está haciendo, usar la energía disponible" Joe Oliver, ministro de recursos naturales de Canadá.

El gobierno de Chihuahua ha defendido y promovido la construcción del gasoducto El Encino – Topolobampo por parte de la empresa canadiense, asegura que la será clave para el desarrollo económico del estado; beneficiará a la creación acelerada de empleos —temporales—, sin embargo es importante preguntarnos ¿cuál será el precio de ese desarrollo?

TransCanada estará en Chihuahua, Sinaloa y Toluca por los próximos 25 años. Suficiente tiempo como para contaminar y causar un gran daño a nuestro país, sin embargo también resulta ser suficiente tiempo como para nosotros como sociedad exijamos el respeto y cuidado de nuestro medio ambiente.



Siguiente Más