nazho medina Nov 13, 2017 - 6:55:16 am

Cuando las cosas empiezan a suceder.

Todavía estamos muy lejos del lugar en que deberíamos estar como país, sin embargo creo que aunque aletargados, estamos dado pequeños pasos hacia esa sociedad que no solo merecemos, sino que necesitamos.

Hace algunos años, no muchos, ningún político pisaba la cárcel por corrupción, era como una especie de acuerdo de palabra entre la clase política para sin importar el color, protegerse los unos a los otros. Se valía robar, poquito o mucho, pero todo quedaba ahí, en dimes y diretes, llegaba el nuevo trienio, sexenio o lo que fuese, y sin pensarlo dos veces, borrón y cuenta nueva.

Habíamos visto políticos presos por narcotráfico, pero por corrupción nunca hasta hace algunos meses, cuando las órdenes de aprensión contra exgobernadores empezaron a ponerse de moda. Ese pacto silencioso había muerto, en común acuerdo, o porque alguno lo rompió, pero las cosas empezaban a suceder.

Vimos por minutos a Rodrigo Medina del PRI en la cárcel, salió luego luego, pero ya era un avance, después, Guillermo Padrés del PAN se entregaba por cuenta propia, ahí sigue. Le siguió Javier Duarte, Roberto Borge (En proceso) y la andanada de órdenes de aprensión que se le soltó aquí en Chihuahua a Javier Corral en los últimos meses.

Falta mucho por hacer, seguro estoy que todo eso que vemos y sabemos es solo la punta del iceberg de una cultura política de corrupción en donde el que no tranza no avanza, pero se empiezan a ver pequeñas pinceladas de lo que puede ser una clase política con más dientes, que busca y castiga por lo menos a los que de a tiro se pasan de la raya, no por que quiera, sin por que enfrente tiene a una sociedad más informada, más organizada y que sabe que si puede competirle al tú por tú al vividor que no es servidor.

Imaginemos en donde podríamos estar como país si cada peso de nuestros impuestos parara en donde debiera de ser, a precios comerciales y sin moches.

Otro gallo cantaría.

Hay nazho para rato…

Siguiente Más