Este contenido fue extraído de www.excelsior.com.mx

AMLO y la República de los subsidios | Leo Zuckermann

12 de Junio de 2018

Esto dijo López Obrador el otro día: “Que no se tema a la palabra subsidio. Los subsidios no son malos, el problema es que la satanizaron porque no convenía a los intereses de los grupos de neoliberales”. Cambiemos esta misma declaración en sentido positivo: “Que se valore la palabra subsidio. Los subsidios son buenos, el problema es que la satanizaron porque convenía a los intereses de los grupos populistas”. ¿Cuál le gusta más? ¿Acaso no es lo mismo?

Eso piensa AMLO y eso es lo que vamos a tener si gana la Presidencia: Una República de subsidios. Ya corrió la voz y ya se están formando los distintos grupos que quieren chichi del gobierno. Aquí, en la Ciudad de México, en los últimos días se han multiplicado las marchas y plantones de todo tipo de asociaciones profesionales en capturar rentas del Estado. Como anticipan el triunfo de AMLO, ya están presionando desde ahora para ser los primeros en la fila a fin de recibir un subsidio. Primeros en la cola —no podía ser diferente— están los “maestros” de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

¿De verdad son buenos los subsidios como piensa AMLO? Depende de a quién estén dirigidos y si existen recursos suficientes para financiarlos. Porque una cosa nos debe quedar claro tanto a los neoliberales como a los populistas: En esta vida, nada es gratis. Alguien, al final del día, paga los subsidios.

Tomemos el caso de subsidiar las gasolinas, algo que promete López Obrador, y que es popularísimo. Todos los propietarios de automóviles, autobuses y tractocamiones, felices. Entre más grande su unidad, mejor. Más subsidio recibirá el adinerado empresario que se traslada en dos Suburbans (una para él y otra para sus escoltas) que el trabajador de clase media que va en un Tsuru destartalado, que el obrero que se traslada en una micro repleta. ¿Quién acaba pagando este subsidio? Los contribuyentes con los impuestos que pagamos. ¿Es esto bueno para la sociedad? ¿Quiénes son los más beneficiados?

AMLO quiere subsidiar, con precios de garantía, a los productores agropecuarios. Muy bien. ¿A cuáles? ¿A los pobres campesinos que apenas sobreviven en Guerrero o a los exitosos exportadores de Sinaloa? Supongo que a los primeros. El problema es que, cuando el Estado abre la ventanilla de subsidios, los que acaban siendo más favorecidos son los que tienen más recursos para organizarse y movilizarse. No son los más pobres, sino los más ricos. O los que el mismo gobierno organiza para luego pedirles a cambio su apoyo durante las elecciones. Pero eso no pasa en México, ¿verdad? Aquí los gobiernos no utilizan los subsidios para ganar elecciones. No, señor.

Seamos serios. La realidad es que en este país hay muchos grupos que se organizan y movilizan para proteger y aumentar sus privilegios. Los ejemplos son múltiples. Empresarios que exigen, y obtienen, regulaciones que favorecen prácticas monopólicas. Maestros que solicitan, y obtienen, mejores compensaciones sin estar obligados a mejorar la educación. Campesinos organizados que piden, y obtienen, más subsidios públicos para sus productos. Literatos que demandan, y obtienen, exenciones fiscales a sus obras.

El fenómeno es común y corriente en todas las democracias. Se le conoce como “búsqueda de rentas”. La acumulación de organizaciones buscadoras de rentas afecta el crecimiento económico. Así lo ha demostrado empíricamente el economista Mancur Olson en su libro The Rise and Decline of Nations. Olson argumenta que las “coaliciones distributivas” hacen que los recursos se utilicen para financiar actividades de cartel y de cabildeo en lugar de dedicarse a tareas productivas. Esta distracción de recursos afecta la eficiencia económica. Además, como las coaliciones defienden sus rentas con todo lo que está a su alcance, se limita la capacidad de la sociedad para adoptar nuevas tecnologías o reasignar recursos para enfrentar situaciones cambiantes. La conclusión es contundente: “A mayor acumulación de coaliciones distributivas, menor la tasa de crecimiento de un país”.

Pero, claro, esto lo dice un cochino economista neoliberal, de ésos que han satanizado la palabra subsidio. Así que no hagámosle caso. Mejor, mexicanos, comiencen a formarse en la fila para recibir dinero del erario porque en el horizonte se visualiza una República de subsidios. Es que son rete buenos. Que comience, pues, la fiesta populista y que dejen de joder los neoliberales con sus infernales argumentos.

                Twitter: @leozuckermann

Siguiente Más