Abr 24, 2018 - 10:30:00 am

China se abre a la inversión automotriz. ¿Afectará a México?

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - China es el mayor consumidor de automóviles del mundo, y la semana pasada, el gobierno de ese país anunció que permitirá la inversión extranjera al 100% para la fabricación de vehículos. Esto puede detonar mayores inversiones en el país asiático en el mediano plazo y reducir las importaciones de vehículos desde otros países, como México.

Hasta ahora, los grupos extranjeros tienen muchas restricciones para vender sus vehículos en China: para importarlos deben pagar un arancel de 25%, mientras que si los producen localmente, los grupos extranjeros están obligados a asociarse a compañías locales. Además, las armadoras extranjeras deben transferir su tecnología a sus socios chinos.

La automotriz china BAIC, por ejemplo, desarrolló el modelo D2O sobre una plataforma de la Clase B de Mercedes Benz de la generación anterior, y el BJ40 sobre la plataforma del Jeep Wrangler, explica Samuel Echeverría, director de operaciones de Grupo Picacho, que comercializa vehículos BAIC en México.

Las armadoras aceptaron estas condiciones para tener acceso al mayor mercado del mundo, pero también han cabildeado en sus respectivos países para que los gobiernos presionen para aligerar estas restricciones, que el gobierno chino estableció en 1994 con la meta de impulsar a las marcas locales.

Pero ahora, la guerra comercial que amagaron con librar Estados Unidos y China ha cambiado la situación. Donald Trump calificó de “injustos” los aranceles del 25% que China tiene sobre las importaciones de automóviles, pues ese país ya representa el 40% de las ventas globales de General Motors y el 17% de las de Ford.

Tras los reclamos de Trump, el presidente de China, Xi Jinping, se comprometió a “ampliar significativamente el acceso al mercado” para las compañías extranjeras, incluyendo un compromiso de reducir las restricciones de capital extranjero en la industria automotriz "tan pronto como sea posible", y de fijar aranceles a la importación “significativamente más bajos”.

¿AFECTA A MÉXICO?
“No esperamos que el día de mañana los fabricantes de autos que operan en México cierren las plantas para llevarse esas inversiones a China”, opina Manuel Nieblas, socio líder de la Industria de Manufactura de la consultora Deloitte. “La producción de vehículos en México está enfocada para abastecer a la región de Norteamérica. Hacerlo desde China sería poco competitivo”, añade.

No obstante, si el gobierno chino cumple con su promesa de abrirse a las empresas extranjeras, “seguramente atraerá más inversiones enfocadas en abastecer el mercado local”, dice este especialista. En el mediano plazo, esto puede provocar que algunos modelos que China importa desde otros países se sustituyan por producción local, principalmente los híbridos y eléctricos.

China es el noveno destino de las exportaciones mexicanas de vehículos. En el primer trimestre del año, los fabricantes de vehículos enviaron 4,298 unidades al país asiático, 0.5% del total exportado. Los principales modelos fueron el Lincoln MKZ —tanto la versión gasolina como la híbrida— y el Volkswagen Beetle, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).


Extraída de CNN Expansión

Siguiente Más