Nov 27, 2017 - 5:16:50 pm

El busto al gusto de todos de Cristiano Ronaldo

Este mes de noviembre pasará a los anales de la biografía de Cristiano Ronaldo, de 32 años, como uno de los más señalados de su existencia. El pasado día 12, el jugador era noticia al convertirse en padre de Alana Martina, cuarto de sus vástagos y único en pareja con su novia, la española Georgina Rodríguez, ya que los otros tres, Cristianinho junior, de 7 años y los gemelos Eva y Mateo, de cinco meses, han nacido por gestación subrogada. Pero diez días antes de que viniera al mundo su hija, el viernes, 2 de noviembre, también se producía otro acontecimiento importante, ya que Cristiano fue inmortalizado en el Olimpo de los dioses madridistas. En presencia de Emilio Butragueño, director institucional de la entidad merengue, pues ni Florentino Pérez ni el propio Ronaldo pudieron cuadrar sus agendas para asistir al acto, fue entregado el busto del portugués, destinado a lucir en un lugar preferente del museo del Real Madrid. Un recinto por el que en 2016 desfilaron mas de un millón de visitantes, siendo el tercer museo más visitado de la capital de España después de El Prado y el Thyssen y que ese año aportó nada menos que 16 millones de euros de beneficios a las arcas del club.

Curiosamente, el autor de la escultura de Ronaldo ha sido noticia estos días por ser el artífice del monumento funerario a la duquesa de Alba, erigido por suscripción pública, que hoy preside su tumba en la iglesia sevillana del Cristo de los gitanos. Se trata del famoso escultor e imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga, de 52 años, quien pese a ser conocido por sus imágenes de Cristos y Vírgenes, entre ellas la Santa María de la Antigua que hoy luce en los jardines del Vaticano, también se había estrenado anteriormente en el ámbito deportivo con su monumento a la afición del Betis CF. Esta vez partió de él proponer personalmente la iniciativa al Madrid, impulsado por un motivo bastante curioso: se lo pidió su hijo Juan, que es fan del futbolista portugués, cuando vio las imágenes del busto que le hicieron a Cristiano en Portugal esta primavera.

En efecto, el 29 de marzo pasado, Cristiano Ronaldo asistió, junto a su inseparable madre, Dolores Dos Santos Aveiro, y su novia española, Georgina Rodríguez, al homenaje que le rindieron en su tierra natal, Madeira. Las autoridades de esta región decidieron rebautizar el aeropuerto de Funchal con el nombre de la estrella madridista, nacido en esta localidad portuguesa. Con tal motivo, y en presencia del propio presidente de la Republica, Rebelo de Sousa, se descubrió también el busto en bronce de Ronaldo que actualmente preside dicho aeropuerto. Fue tallado por el novel escultor Enmanuel Santos, quien trabajó como limpiador en dicho aeropuerto y parece que se ofreció al director de estas instalaciones para realizar la escultura del portugués. Que al parecer, antes de ver la luz, contó con el beneplácito del jugador. Sin embargo, el resultado fue muy distinto al esperado, ya que la imagen de la escultura arrasó en las redes sociales, pero con innumerables chanzas y memes tipo "Ronaldo, el nuevo avatar", o Chuki. El propio Santos, ante el escándalo, tuvo que salir al paso asegurando: "Es imposible complacer a griegos y troyanos, pero lo importante es el impacto que este trabajo ha generado". Impactante es desde luego, ya que se trata de una reproducción surrealista del futbolista, casi una caricatura,donde aparece representado con ojos diminutos, estrábicos y a distinta altura, frente desproporcionada y sonrisa un tanto inquietante, por lo cual el resultado es bastante cómico.


18nf7d5k99.jpg

Fue lo que impulsó a Juan, el hijo del escultor sevillano Navarro Arteaga, que es admirador acérrimo de Cristiano Ronaldo a rogarle a su padre que hiciera una escultura del futbolista pero "sacándole bonito". Al sevillano le hizo mucha gracia, por lo que poco tiempo después su representante se puso en contacto con la directiva merengue. La cual, tras valorar la propuesta, dio luz verde a la iniciativa, aceptando también sin pegas la única condición que puso el escultor: que su obra se exhibiera en el museo del Real Madrid.

El parecido entre la escultura y el futbolista es evidente. INSTAGRAM

Navarro Arteaga tardó dos semanas de intenso trabajo en reproducir el busto del futbolista, que esta vez sí es una imagen fiel, e incluso muy mejorada, de la realidad. Con casi 90 centímetros de altura, mayor que el tamaño natural, pesa 60 kilos y está realizado en bronce patinado. Inicialmente, elaboró el molde en arcilla y luego en cera, para posteriormente recubrirlo en bronce fundido, un proceso delicado y bastante costoso. El sevillano prefiere no revelar el precio final de la obra, si bien confiesa que ha costado menos de la mitad que la escultura de la duquesa de Alba, cuyo precio final fue de 100,000 euros más IVA. Cierto que el de Cayetana era un monumento funerario de considerable tamaño y además su elaboración fue mucho más laboriosa, puesto que incluía varias esculturas.

El gesto que exhibe este Cristiano en bronce es muy característico del futbolista. "Me serví de varias fotos suyas para trabajar, yo lo que pretendía reflejar es la fuerza interior de este personaje, cuando se dispone a lanzar una falta a balón parado o un córner" revela a LOC el escultor

Finalizada la obra, seis meses después del encargo, viajó con ella a Madrid para entregarla, algo que tuvo lugar el 2 de noviembre pasado en presencia de Emilio Butragueño y otros miembros de la directiva. Cristiano no pudo acudir a la presentación de su escultura, ya que ese mismo día se encontraba en Inglaterra disputando con el Real Madrid su partido de Champions contra el Tottenham.


Extraída de ElMundo.es

Siguiente Más