Mar 22, 2018 - 4:02:37 pm

Día Mundial del Agua: chihuahuenses califican con 6.9 el servicio

En el marco del Día Mundial del Agua que se celebra anualmente el 22 de marzo para enfatizar la importancia del líquido vital como  la defensa de la gestión sostenible de los recursos.

La creación de un día internacional dedicado a dicho elemento fue exhortada durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro. La Asamblea General de las Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.

Cada aniversario ONU-Agua - la entidad que coordina el trabajo de la organización sobre el agua y el saneamiento - establece un tema para el día correspondiente a un desafío actual o futuro. Este año el tema es “Naturaleza del Agua”, para explorar cómo la propia naturaleza puede ayudar a superar los desafíos que plantea el agua en el siglo XXI. Las soluciones naturales pueden dar respuesta a muchos de los desafíos relacionados con el vital líquido.

No obstante, en la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de su hogar, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

A su vez, 2,100 millones de personas carecen de acceso a servicios de suministro de agua potable gestionados de manera segura, según datos de World Water Day.

Situación en el estado de Chihuahua

Chihuahua es uno de los estados del país que más ha enfatizado a través de décadas la cultura por el cuidado del agua.

La disponibilidad del líquido en los hogares mediante un sistema de tubería es de un 95.7 %, mientras que el 2.3 es por acarreo  -  el 2 % restante no especificó-, con corte al suministro en determinadas horas.

Un servicio esencial para la población lo constituye el abastecimiento de agua potable de la red pública, así como el suministro constante. Contar con abastecimiento de agua de la red pública disminuye en forma considerable los riesgos de contraer enfermedades asociadas a la ingestión de agua que no es adecuada para el consumo humano.

Respecto al agua potable el 55.9 % de las personas en Chihuahua mencionaron estar satisfechas en dicho rubro, en tanto la media en México fue de un 51.7 %.

En cuanto a la percepción del servicio los chihuahuenses otorgaron una calificación de 6.9 – escala del  1 al 10- respecto a la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), cabe mencionar que el promedio a nivel nacional registró un 5.9.

México, uno de los 11 países dentro del Panel de Alto Nivel sobre el Agua

El Panel de Alto Nivel es una iniciativa con una duración temporal de dos años y está compuesto por 11 jefes de estado y de Gobierno más un asesor especial. El Panel fue iniciativa de México y lo copreside con Islas Mauricio.

La urgente necesidad de una acción mundial sobre el agua provocó la formación del Panel de Alto Nivel sobre el Agua con el objetivo común de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, con especial atención al número 6, garantizando la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y del saneamiento para todos.

El llamado que hace el Panel es que la humanidad ya no puede tomar el tema del acceso al agua por sentado. Los individuos, las comunidades, el sector privado, las urbes y los gobiernos deben valorar y administrar correctamente el recurso hídrico, considerando que es el común denominador a través de prácticamente todos los ODS y es una determinante de éxito para lograr el resto de ellos.

Para lograr sus objetivos el Panel propone una agenda en tres niveles. El primero, es tener una base sólida para la acción, para ello se debe invertir en datos; valorar el agua en sus dimensiones sociales, culturales, económicas y medioambientales; así como, fortalecer los mecanismos de gobernanza para su debida gestión.

El segundo, en la integración de una agenda a nivel local, nacional y regional. Debido a que el agua fluye a través de límites políticos y sectoriales, se debe integrar un enfoque que incluya el acceso universal al agua potable segura y asequible, construcción de sociedades así como realizar inversiones adecuadas tanto en infraestructura como en la edificación de ciudades y asentamientos humanos sustentables.

Y el tercero, catalizar el cambio creando alianzas y cooperación internacional a nivel mundial. Para ello se debe fomentar la innovación y promoción de asociaciones, incrementar el financiamiento, acrecentar el apoyo institucional, reforzar la cooperación y aprovechar la oportunidad que trae consigo el tomar acción durante la década del agua (2018 – 2028).

Siguiente Más