Este contenido fue extraído de www.milenio.com

Dilema de México. ¿Persistir o desistir? | Héctor Aguilar Camín

Fui a dar una charla a un grupo de consultores en comunicación con el tema “Dilemas de México”. Dije que son muchos los dilemas, las incertidumbres, los desacuerdos que tensan el país, pero que quizá podrían resumirse en uno, de gran tamaño.

Es este:

¿México debe seguir por el camino de modernización mediocre que lleva o debe mudarse de carril e intentar otro modelo?

Las equivocaciones del gobierno actual, su colección de tormentas públicas, echan una sombra de descrédito incluso sobre lo que ha hecho bien.

Pienso que lo que este gobierno hizo bien fue llevar a la Constitución y a las leyes secundarias reformas que habían sido detenidas mucho tiempo por el desacuerdo político, hijo del desacuerdo en las creencias nacionales sobre el rumbo que debía, debe, tomar el país.

La virtud de esas reformas es en cierto sentido su problema: son todas reformas con dientes que afectan intereses presentes, pero no dan frutos inmediatos. No pueden probar su bondad en el corto plazo, en el día con día de la política, pero el día con día es el único tiempo que existe para la política y el único que existe también para la opinión pública. Todo lo demás suena a buenos deseos, mentira o demagogia. No se curan males presentes con la promesa de bienes futuros.

Los escándalos y los errores han hundido al gobierno en un desprestigio desde el que resulta imposible abogar por su legado de futuro.

Y sin embargo ese legado existe, está inscrito en la Constitución, ha creado nuevas instituciones para administrarlo y ha empezado a tomar decisiones de largas consecuencias en ámbitos centrales de nuestra vida pública: la educación, la energía, las telecomunicaciones, la competencia económica. Y, hace solo unas semanas, las leyes anticorrupción.

Frente a este conjunto de nuevas reglas y nuevas instituciones, no hay propuestas alternativas, propuestas de similar profundidad, ni para el corto ni para el largo plazo.

Hay la resistencia a las reformas, y su abierto rechazo programático en voz de López Obrador, aunque no solo en él. En ese rechazo hay la oferta exigente de un cambio de carril, la oferta de otro modelo. ¿Cuál?

hector.aguilarcamin@milenio.com

Siguiente Más