Nov 30, 2018 - 4:29:33 pm

El TLCAN ha muerto; larga vida al USMCA (o T-MEC)

Tras un año y medio de negociaciones, un nuevo acuerdo comercial surge en América del Norte. Los países integrantes del G20 lo aplaudieron en Buenos Aires, Argentina.

Con la firma de los presidentes de México, Estados Unidos y del primer ministro de Canadá, este viernes 30 de noviembre nace formalmente el acuerdo comercial que da continuidad al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y se ha rebautizado como T-MEC (en español; USMCA, en inglés).

Entre los cambios más importantes del T-MEC, conocido en inglés como USMCA, figura la norma de que al menos el 75% de las partes de los automóviles deben ser fabricadas en Norteamérica, frente al 62.5 que establecía el TLCAN.

Además, entre el 40 y el 45% del vehículo tendrá que ser producido por trabajadores que ganen como mínimo 16 dólares la hora. El pacto ofrece igualmente un mayor acceso al mercado canadiense a los productores lácteos estadounidenses, e incluye nuevas provisiones sobre comercio digital y propiedad intelectual.


La bienvenida de Norteamérica

"Cada país buscó promover sus intereses legítimos para cada nación", dijo el mexicano Peña Nieto, poco después de los reclamos del canadiense Justin Trudeau para presionar al gobierno del estadounidense Trump para eliminar los aranceles impuestos.

Donald Trump, presidente de EU, fue el primero en hablar y reconoció que este es un "tratado vital" del que también se beneficiarán México y Canadá.

"Señor Peña Nieto y señor Trudeau, quiero reconocer su esfuerzo y agradecimiento porque en verdad estamos trazando un futuro para Canadá y México", dijo el presidente de EU.

Enrique, quiero agradecerte personalmente, porque este es tu último día como presidente y lo estás haciendo con broche de oro, alcanzando este tremendo hito.Donald Trump, presidente de EU

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, agregó que este acuerdo beneficiará a la clase media de los tres países y permitirá una estabilidad económica para los tres países. Sin embargo, dejó en claro que aún hay negocios por resolver, como el del mercado lácteo entre EU y Canadá o el libre comercio sin tarifas (aranceles), para que termine de beneficiar a todos los trabajadores.

Peña en su intervención dijo que este largo proceso de renegociación "empezará a dar triunfos, reafirma la importancia del intercambio económico entre nuestros países; juntos somos más fuertes y competitivos. El Tratato México-EU-Canadá nos permitió modernizar nuestro marco comercial".


Un camino tortuoso

La negociación comenzó en agosto de 2017, cuando Donald Trump se empeñó en mejorar las condiciones del que, para él, era el peor tratado comercial de la historia de Estados Unidos.

Del lado mexicano había mucho en juego. Estados Unidos es su principal socio comercial, con un volumen de exportaciones e importaciones de alrededor de 500 mil millones de dólares.

En la compleja renegociación jugó un papel esencial el equipo negociador mexicano, encabezado por el ministro de Economía, Ildefonso Guajardo.

"El trabajo mexicano fue un trabajo extraordinario. Los mismos empresarios y funcionarios públicos estadounidenses y canadienses lo reconocieron. También el trabajo en conjunto del sector empresarial con los negociadores oficiales", dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, en entrevista con EFE.

Para el representante de esta importante cúpula empresarial, la negociación "fue un éxito" pese a que, reconoció, "había una alta posibilidad de rompimiento".

En la difícil ecuación también tuvo un papel relevante Jesús Seade el jefe negociador del gabinete del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá la presidencia este sábado 1 de diciembre.

Seade se sumó en la recta final de la negociación, y su participación fue decisiva para lograr el cierre de algunos capítulos como el energético.

La firma del T-MEC dará "certidumbre" a los agentes económicos, pero América del Norte debe aspirar a ser más competitiva para poder contrarrestar potencias como China, dijo el exministro mexicano Jaime Serra Puche, en entrevista con EFE.

Serra Puche fue el principal responsable de la negociación del TLCAN en su calidad de secretario de Comercio y Fomento Industrial durante el periodo presidencial 1988-1994, bajo el mandato de Carlos Salinas de Gortari.



Extraída de Huffingtonpost

Siguiente Más