Este contenido fue extraído de www.milenio.com

El último regalo de Videgaray a Osorio | Carlos Puig

Era uno de los programas estrella de la nueva administración. Una de las claves para terminar con la ola de violencia e inseguridad.

Dentro de las cinco metas nacionales, según el Plan Nacional de Desarrollo, la primera era México en Paz, según se publicó en el Diario Oficial de la Federación.

En la meta Un México en Paz, “la prioridad, en términos de seguridad pública, será abatir los delitos que más afectan a la ciudadanía mediante la prevención del delito y la transformación institucional de las fuerzas de seguridad. En este sentido, se busca disminuir los factores de riesgo asociados a la criminalidad, fortalecer el tejido social y las condiciones de vida para inhibir las causas del delito y la violencia…”.

Crearon una subsecretaria dedicada al tema en la Secretaría de Gobernación, ni más ni menos. A esa subsecretaría se le asignaron, en el primer año, alrededor de 2 mil 500 millones de pesos para implementar, con estados, municipios y otras dependencias federales programas de construcción de comunidad, espacios públicos, programas de emprendimiento de pequeños empresarios, reinserción de ex convictos, arte, cultura; en fin, todo aquello que fortaleciera lazos comunitarios. Se pintaron barrios enteros, se crearon empresas, se hicieron festivales, se tocaron vidas de personas concretas. Se gastaron millones en encuestas y diagnósticos de cómo y dónde se debía intervenir.

El programa no estuvo exento de críticas, sobre todo de cómo se evaluarían los resultados, pero el programa iba. Fundamental, decían ellos, en la estrategia de este gobierno.

Para el 2017 el presupuesto es cero.

Si algún municipio quiere algo, tiene que solicitarlo a Fortaseg, el subsidio que antes se llamaba Subsemun, pero esto ya sucedía, era extra y se coordinaba desde la subsecretaría. No es más una estrategia federal.

La subsecretaría sobrevive, no está claro para qué.

Tampoco está claro que el delito y la inseguridad hayan bajado en todos aquellos polígonos definidos hace tres años.

Cosas del ajuste, supongo.

O un último mensaje de Luis Videgaray a Osorio Chong que tenía sus momentos más amables cuando repartía ese dinero en todo el país.

Twitter: @puigcarlos

Siguiente Más