En Almoloya escucharon por días los taladros del 'Chapo'

Antes de acostarse en la cama de cemento de su celda la noche del sábado 11 de julio de este año, Joaquín El Chapo Guzmán intercambió unas palabras con su vecino de prisión, Mario Cárdenas Guillén, hermano de Osiel, ex líder del Cártel del Golfo. Lo único que se alcanza a entender en las grabaciones de las dos cámaras de vigilancia que apuntaban a la celda del hombre más buscado, a cuyas transcripciones tuve acceso, es que bromean y El Chapo le dice que todavía no amanece. Es mucho más interesante lo demás que se escucha. Porque sí se escucha.

Mira el contenido original desde www.eluniversal.com.mx
Siguiente Más