Dic 8, 2017 - 7:52:54 pm

Estadounidenses encuentran su oasis de básquetbol en México

La carrera de Andy Panko en la NBA duró exactamente 11 segundos.

El 11 de enero del 2001, el entonces jugador de 23 años de edad integraba la plantilla de los Atlanta Hawks. Hacia el final del encuentro que ganarían ante los Golden State Warriors por marcador de 107-96, el coach de Atlanta, Lon Kruger, dio entrada a Panko.

Fue el primer partido de Panko en la liga - y el último.

"Fue todo tan rápido," dijo Panko, en entrevista para ESPN Digital. "Lo que me acuerdo de eso es estar parado viendo a jugadores como Chris Mullin, tipos que había visto de chico. Fue surreal."

Su corta carrera en NBA es apenas una pequeña parte en la historia de Andy Panko. Tras 18 temporadas como profesional, hoy milita en México. "Obviamente hubiera querido estar en la NBA más tiempo, pero así son las cosas. Cuando no me buscaron, me fui a Europa para proveer por mi familia".

Ahora en Monterrey con el Fuerza Regia de la LNBP (Liga Nacional de Baloncesto Profesional), Panko no volvió a la NBA, pero la liga vendrá de cierta forma a él. El 7 de diciembre, los Brooklyn Nets enfrentarán al Oklahoma City Thunder en la Arena Ciudad de México. El 9 de diciembre, los Nets se verán las caras con el Miami Heat en el mismo inmueble.

Panko se llevó el JMV de la Liga ACB en España en 2012, uniéndose a otros ganadores de renombre como Marc Gasol (de los Memphis Grizzlies), Nikola Mirotic (de los Chicago Bulls), el exNBA Luis Scola y el miembro del Salón de la Fama de la NBA, Arvydas Sabonis.

En México, Panko es uno de muchos estadounidenses que han encontrado trabajo en el país vecino, así como los que tienen pasado NBA y se desempeñan en la liga. "Para nosotros, es muy bueno que haya jugadores como Panko con nosotros," dijo el comisionado de la LNBP, Alonso Izaguirre, en entrevista para ESPN Digital. "Hemos tenido a varios jugadores en nuestra historia que han jugado en la NBA".

Entre 2004 y 2005, el famoso exjugador de los Bulls y Pistons, Dennis Rodman, jugó en Tijuana y Monterrey. Pese a que jugó poco tiempo en México, su estadía generó varias notas. En Tijuana, durante su debut, los amantes de lo ajeno rompieron el cristal de su auto para robarle. En Monterrey, dejó a su equipo en pleno partido para ir a un antro.

Hoy día, no hay jugadores de la talla de Rodman en la liga, pero sí muchos que mantienen su sueño de jugar en la NBA algún día.

"Yo jugué con Shaquille O'Neal. Me firmó Miami y Cleveland. Yo sé que tengo el nivel para jugar en NBA," dijo Darius Rice, de los Mineros de Zacatecas, en entrevista para ESPN Digital.

Rice llegó a jugar en la liga menor de la NBA, llamada G-League, pero nunca en el nivel más alto. "Nadie es mejor tirador que yo, siento. Pero la NBA no firma a jugadores de 35 años que nunca han jugado en la liga," dijo.

Así como Rice y Panko, muchos estadounidenses han llegado a México. La LNBP reporta que de los 123 jugadores registrados, 65 tienen pasaporte de ese país - un 53 por ciento de todos los elementos.

Algunos de ellos son mexico-americanos, quienes compiten o son elegibles para la Selección Mexicana. Lorenzo Mata de los Soles de Mexicali, Idris Dawud, de los Toros de Nuevo Laredo y Stephen Soriano de los Aguacateros de Michoacán son algunos que caen bajo este criterio.

"Cuando jugamos cerca de la frontera, muchos amigos me vienen a visitar. La LNBP es una gran liga para los americanos en general pero más para los mexico-americanos," dijo Soriano en entrevista para ESPN Digital. "Tener a esos jugadores en la liga enriquece el nivel de la misma".

Para elementos como Rice, Panko y Soriano que tienen familia en los Estados Unidos, la cercanía entre ambos países es un aliciente para jugar ahí. Esa fue una razón por la cual Alfonzo McKinnie decidió jugar en México en el 2016. El ahora jugador de los Toronto Raptors jugó en México para los Rayos de Hermosillo, equipo de la CIBACOPA (Circuito de Baloncesto de la Costa del Pacífico).

Tras jugar en Luxemburgo, McKinnie llegó a México a un equipo que disputó la final ante los Náuticos de Mazatlán. "Los aficionados en México son increíbles. Nos esperaban afuera de la arena para tomarse fotos y pedirnos autógrafos," dijo McKinnie en entrevista para ESPN Digital.

McKinnie no estaba familiarizado con el calor extremo de Hermosillo, por lo que un día de verano decidió salir a caminar. "Estaba empapado en sudor. En el camino me encontraron unos fans en auto. Yo no hablo español, ellos no hablaban inglés, pero sabían que jugaba con Rayos y me ofrecieron llevarme a mi destino," recordó.

El gran nivel de McKinnie en México lo llevó a probarse para los Chicago Bulls poco tiempo después. Fue firmado por la G-League, y poco tiempo después, los Toronto Raptors lo llevaron a la NBA.

"Si tienes el talento, te mereces una oportunidad sin importar donde juegas. Yo tuve suerte, la NBA es la liga más difícil para poder entrar, pero alguien notó mi trabajo," dijo McKinnie.

Panko está de acuerdo. Ahora en su segunda temporada con Monterrey, el jugador de 40 años elogia a México. "Hay una gran oportunidad para que siga creciendo el nivel aquí".

A su edad, Panko sabe que no volverá a la NBA como jugador. Aun así, no tiene remordimientos sobre su experiencia.

"No cambiaría nada. Fue grandiosa, es una muy buena anécdota para contarle a mi hijo. Esa playera de los Hawks está colgada en mi casa junto a las demás".

Siguiente Más