Nov 1, 2018 - 1:58:28 pm

Fitch baja perspectiva para bonos

La calificadora Fitch Ratings puso en revisión con perspectiva negativa la calificación BBB+ de los bonos por 6,000 millones de dólares emitidos por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México en 2016 y 2017, ante la incertidumbre que causará la cancelación de la terminal aérea en Texcoco.

El anuncio se suscitó después de que Fitch colocara en negativa la perspectiva de la nota crediticia del país.

Te puede interesar: Baja Moody's calificación al bono del nuevo aeropuerto

La calificadora reveló que una vez que el nuevo gobierno asuma el poder el próximo 1 de diciembre, comenzará a negociar con los tenedores de bonos y los constructores, lo que tomará meses.

“El momento es incierto y el alcance del impacto en los tenedores de los bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) dependerá de las decisiones del gobierno, que no se conocen en este momento”, indicó.

Dada tal incertidumbre, podría haber una baja de calificación múltiple en la calidad crediticia de los bonos, por lo que Fitch considera que el gobierno tiene un fuerte incentivo para trabajar con los prestamistas y así encontrar la mejor solución.


Plantea Fitch dos posibles escenarios para el futuro de los bonos

1.- Cancelación de la concesión

En este caso se constituiría un evento de incumplimiento según los documentos de la transacción y podría llevar a una aceleración si es aprobada por al menos el 25% de los tenedores de bonos.

Bajo este escenario la concesionaria tendría derecho a un pago de indemnización del gobierno mexicano conforme a la ley, que se basa en las inversiones no amortizadas hasta la fecha.

"De acuerdo con el contrato, la indemnización debería pagarse por adelantado. La cantidad de la indemnización no sería adecuada al pago por adelantado de toda la deuda. Hasta ahora, el GACM tiene recursos destinados solo para la construcción (incluyendo principalmente los ingresos derivados de los bonos). No obstante, el uso de esos fondos para el pago de deuda por adelantado requeriría una enmienda a los documentos de transacción, lo cual requeriría un acuerdo entre los tenedores de bonos así como una enmienda al fideicomiso en el que se han depositado los bonos.

Si los tenedores de bonos votan por la aceleración del proceso de "evento de impago" la deuda tendría que pagarse inmediatamente. Si el gobierno no interviene para pagar esa deuda, se caería en default (impago) y en este caso la totalidad de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA, el impuesto que pagan los usuarios del actual aeropuerto de la Ciudad de México y que se destina para el GACM) se usaría para pagar la deuda, de manera que el capital y los intereses devengados en las notas podrían reembolsarse en aproximadamente 15 años si es que no se hacen pagos anticipados de indemnización o construcción.

"La descontinuación de la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco probablemente limite el potencial de la Ciudad de México para aumentar su volumen aeroportuario dadas su poca capacidad y también puede tener implicaciones en costos. Dadas estas incertidumbres podría haber múltiples rebajas en la calidad crediticia de los bonos", dice la calificadora. "Dados estos posibles escenarios es la visión de Fitch que el gobierno tiene fuertes incentivos para trabajar con los acreedores para encontrar una solución amigable".

2. - Enmienda de la concesión

Una enmienda a la concesión requeriría el consentimiento de la mayoría de los tenedores de bonos. Si es amigable, es posible que un proyecto reestructurado mantuviera el grado de inversión.

Fitch "vigilará de cerca los acontecimientos relacionados con este proyecto para tener más claridad para medir el impacto de los cambios por venir y actualizará sus calificaciones con base en ello".

Siguiente Más