La amistad en la política | Juan José Rodríguez Prats

Voltaire insistía en que la amistad sólo se podía dar entre hombres virtuosos. Generarla en política es muy complicado. Es un ambiente adverso para generar afectos y existen enormes riesgos para su degradación. Puede degenerar en complicidad, en un círculo cerrado de elogios mutuos, en un solapamiento mutuo de fallas. Es un ámbito en donde se presenta, con la mayor magnitud, la confrontación de vanidades. Preservar entonces buenos amigos en la política es algo que honra y enaltece.

Mira el contenido original desde www.excelsior.com.mx
Siguiente Más