La peligrosa inmediatez | Marcela Gómez Zalce

Gobernar, mi estimado, es tomar decisiones y enfrentar las consecuencias. El combate a reducir los índices de robo de combustible es pegar en la línea de flotación de la corrupción y la impunidad. Ambas incrustadas en las esferas de poder donde se han tejido alianzas entre civiles, militares y grupos delictivos en lo que es ya una industria trasnacional: traficar con los derivados de Pemex, no solo el huachicol. 

La cruzada encabezada desde Palacio Nacional presenta importantes fallas exponiendo a un gabinete desordenado, improvisado, sin estrategia clara y con una contradictoria y confusa comunicación. La decisión de entrar a lo que sucede en los ductos de Pemex, porque todavía falta saber cómo está debajo de los mismos, es no solo acertada sino necesaria. 

El problema radica en la operación de la decisión presidencial, que debió planearse con meses de anticipación, precedida por un diagnóstico de inteligencia estratégica. Soltar cifras en conferencias mañaneras, sobre índices y funcionarios coludidos en el saqueo a Pemex, presenta a un régimen improvisando en asuntos de seguridad nacional. 

El caso del gral. León Trauwitz se desarrolló con intereses conjuntos entre el EMP y la Sedena. Trauwitz tuvo una salida polémica del primero y fue enviado a la Sedena, donde fue comisionado al Edomex como escolta del entonces candidato Peña Nieto. Con el triunfo del PRI intentó ser el jefe del EMP, desencadenando un delicado conflicto entre militares que obligó a una salida negociada, su ascenso a gral. brigadier y la designación como gerente de Servicios de Seguridad Física de Pemex, que después mutó a Subdirección de Salvaguardia Estratégica. 

Trauwitz entró con prisa, con una estrategia de golpeteo, harta soberbia y a escasos dos meses de implementar su estilo, la Torre B2 de Marina Nacional explotó dejando un saldo de 37 muertos y 101 heridos y una explicación oficial difusa y ambigua. Para todos el mensaje de la mafia huachicolera fue claro. 

Seis años después, López Obrador bate los tambores de guerra contra un negocio cuyos recursos se reparten entre civiles, sindicatos, partidos políticos, militares, funcionarios y grupos delictivos trasnacionales. Una guerra de esta magnitud será larga, tendrá bajas y no se libra sin una cadena de mando ordenada, disciplina, planeación, operación e inteligencia estratégica. @GomezZalce http://www.milenio.com/opinion/marcela-gomez-zalce/puerta-cerrada/la-peligrosa-inmediatez

Mira el contenido original desde www.milenio.com
Siguiente Más