Este contenido fue extraído de www.milenio.com

La sociedad más armada del mundo | Héctor Aguilar Camín

Leo con estupor que en el último medio siglo ha muerto más gente en Estados Unidos por disparo de arma de fuego que por todas sus guerras juntas.

“En los últimos 49 años”, dice The Independent, “han muerto por arma de fuego 1.5 millones de ciudadanos estadunidenses. En todos los conflictos bélicos de ese país han muerto 1.2 millones” (http://ind.pn/2kr8HXK).

Las armas y los tiroteos mortales son parte del paisaje estadunidense. Son tan estadunidenses como la hamburguesa. Son también, junto con el racismo, la mayor expresión de barbarie de una sociedad que, por otra parte, puede reputarse como la más moderna del planeta.

No hay sociedad que resista la posibilidad de tener armas y no dispararlas. Sucede en México con la violencia del crimen organizado, cuya característica fundamental es que está armado hasta los dientes —con armas compradas en armerías estadunidenses.

La presencia de armerías en el paisaje estadunidense es abrumadora. Hay 64 mil 747 lugares con licencia para vender armas, frente a 55 mil 246 cafeterías (cifras de 2016), 37 mil 716 tiendas de comestibles (cifras de 2014), 14 mil 310 McDonald’s (cifras de 2014) y 10 mil 483 Starbucks (cifras de 2013).

Ahora bien, si contamos a los coleccionistas, a los productores y a los importadores de armas como comerciantes del ramo, el número total de negocios de armas sube a 138 mil 659, más que el número total de escuelas del país, que son 98 mil 328.

La consecuencia es que en Estados Unidos mueren por arma de fuego 29.7 personas por cada millón de habitantes. En Canadá, solo 5.1. En Alemania 1.6. En Australia 1.4.

La razón de esta disparidad salvaje es que Estados Unidos, con solo 4.4 por ciento de la población del mundo, tiene dentro de sus fronteras a la mitad de la población civil del mundo que posee un arma.

Los ciudadanos estadunidenses armados de esta manera pueden sorprendernos cada vez con el tipo de matanza que sale de sus arsenales privados.

Lo que no es sorpresa, vistas las cifras de armamento y letalidad de las armas que poseen en privado, es que haya matanzas cotidianas en ese país, y que las siga habiendo.

Todo esto puede leerse, y mucho más, en http://bit.ly/2yEtV6P  y http://bit.ly/2yEtV6P.

hector.aguilarcamin@milenio.com

Siguiente Más