Este contenido fue extraído de imco.org.mx

La transa y la austeridad | Juan Pardinas

Autor: Juan E. Pardinas

Juan E. Pardinas Juan E. Pardinas @JEPardinas

FB @JEPardinas 

*Las opiniones expresadas en esta columna son personales.

Treinta millones de votos no garantizan la honestidad de nadie. La corrupción no se combate con escobas que empujan el polvo desde los peldaños más altos de la escalera. México no tendrá autoridades más honestas por la vía de los discursos y las autodeclaraciones de pureza. Para transformar el legado del PRI y Enrique Peña Nieto se requiere transparencia de contratos, procesos competidos de obra pública y castigos para quienes hayan hecho la alquimia de transformar el presupuesto público en patrimonio privado.

Esta semana el Congreso de Tabasco aprobó, por 27 votos contra 6, reformas a las leyes estatales de obra pública y adquisiciones. Estos cambios normativos permitirán mayor flexibilidad para la adjudicación directa de contratos, sin necesidad de pasar por procesos de competencia con distintos proveedores. De acuerdo a la nota publicada en El Heraldo de Tabasco (27-09-2018), la bancada mayoritaria de Morena “argumentó que la modificación al marco legal sólo busca promover y defender la inversión y desarrollo para Tabasco dejando atrás las viejas y amañadas prácticas de las licitaciones públicas”. Las licitaciones públicas se pueden pervertir de varias formas, pero las asignaciones directas son la ruta más corta para regalarles contratos a los compadres, sin tener mayores enredos burocráticos. Con el flamante marco jurídico, los 17 presidentes municipales de Tabasco tendrán mucha mayor discrecionalidad para seleccionar a los campeones en la pesca de contratos con dinero público.

Sin embargo, el problema de la nueva legislación no se circunscribe a esta entidad del sureste. Tanto la nueva refinería como el tren peninsular que planea construir el nuevo gobierno estarán afincados o pasarán por territorio tabasqueño. De acuerdo a las notas de prensa, el nuevo marco legal también dará enormes márgenes de discrecionalidad al gobierno estatal en sus procesos de contratación para las dos obras más anunciadas del próximo sexenio. Una fracción de los contratos del tren y la refinería están sujetos a esta flamante legislación local. Esta nueva norma convierte a Tabasco en un edén de la corrupción legalizada.

Uno de los pasos más importantes para atajar la transa y el cochupo es justamente evitar la creatividad y la iniciativa de los estados a la hora de redactar sus leyes de obras y adquisiciones. No hay una razón clara para que los procesos de licitación de una carretera en Sonora sean muy distintos a un procedimiento equivalente en Yucatán. Comprar una aspirina en Campeche no debería ser muy distinto que adquirir un medicamento idéntico en Coahuila. Un termómetro de la sinceridad de Morena en el combate a la corrupción será la voluntad de discutir y aprobar una Ley General de Obra Pública y Adquisiciones. Esta nueva ley, diseñada para los tres niveles de gobierno, deberá incentivar la competencia, la transparencia y regular muy claramente los casos de excepción en los procesos de compra y contratación de obra.

Cuando un partido tiene mayoría en las dos Cámaras, ya no queda ningún pretexto para preservar el marco legal donde florecieron los negocios y escándalos del sexenio actual. De nada sirve que los legisladores lleven sus alimentos en un tupper de plástico si permiten que las leyes sean un invernadero de la estafa y el compadrazgo. Una ley general de obras y adquisiciones sería un acto de centralismo que reduciría el espacio de acción de estados y municipios. Sin embargo, si tomamos a Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, como un embajador del federalismo contemporáneo, la pérdida de soberanía regional será una buena noticia para México. Si el gobierno de López Obrador enviará unos superdelegados a todas las entidades del país, creo que Morena tampoco tiene muchos argumentos para abogar a favor del federalismo. Los avances en austeridad se deben acompañar de diseños institucionales que incentiven la honestidad.

Publicado por Reforma
30-09-2018

Siguiente Más