Este contenido fue extraído de www.cronica.com.mx

La “zoología infantil” del narco y el ciclo perverso contra niños | Arturo Ramos

MANO DE OBRA BARATA. Las oleadas migratorias son utilizadas por el crimen organizado para enganchar a menores y diversificar sus actividades ilícitas. Hay halcones, liebres, cebos, burros… Dramático, que haya familias que viven de los 300 dólares que gana un menor por una entrega de droga, revela Eunice Rendón en entrevista con Crónica

  • cronica.com.mx

  • cronica.com.mx

  • cronica.com.mx

Los niños que se han visto obligados a formar parte de las oleadas migratorias que atraviesan México se convirtieron en mano de obra muy útil para el narco, no sólo como halconcitos, es decir, como vigilantes de las actividades de la policía o el Ejército para pasar información, sino que sus actividades se han diversificado.

La “zoología infantil” del narco ha especializado a los niños en diferentes actividades que ya tienen nombre: el halcón, que vigila a las patrullas fronterizas; la liebre es el niño encargado de distraer a la autoridad; el cebo al que ésta sigue hacia un punto falso mientras los cruces ilegales (de drogas o de personas) se realizan por otro lugar sin interrupción; el pollo, que encamina a los migrantes hacia la frontera hasta el punto donde un adulto concretará el cruce; el burro que está especializado en el tráfico de la droga; el reclutador que recibe estímulos económicos por cooptar a nuevos menores de entre los grupos de niños que quedan varados en la frontera.

Eunice Rendón comparte con Crónica algunos de los datos más dramáticos surgidos de sus trabajos con niños migrantes y de los trabajos en los foros de seguridad convocados por el Presidente Electo.

Es una práctica en la que se arriesga al más vulnerable, en la que se aprovechan de él porque es más redituable para las actividades ilegales, comenta Rendón. El ciclo perverso contra el menor inicia en su cooptación por ser un elemento que, a diferencia de un adulto, podrá ser recuperado luego de una aprehensión policial o migratoria. El ciclo perverso se cierra con la familia, que muchas veces vive de los recursos que le entrega el menor sin preguntar de dónde saca el dinero.

“En caso de aprehensión en EU, los niños son deportados en forma inmediata y se reincorporan al grupo que los reclutó; las autoridades no los pueden retener por ser menores”, comenta Rendón. La edad facilita la actividad criminal y al grupo delincuencial le conviene porque va y viene, está entrenado y no se convierte en una baja ni aun cuando se le detiene. “Algunos menores se han aventado cien cruces de frontera”.

—¿Estos temas han aparecido en los foros?

—En Ciudad Juárez en particular; incluso el gobierno municipal pidió asesoría para hacer un albergue, pero nunca se concretó —indica Rendón—. He convivido con ellos, son chicos de todo el país, vienen de todos los estados, se quedan allí (en la frontera) varados, van y vienen por México. 

Y el ciclo se cierra sobre los niños en su propia casa: terminan siendo los que mantienen económicamente el hogar. Un niño puede ganar 300 dólares por una entrega o un día de trabajo con la maña. Es ésta combinación lo que (como lo publicó Crónica recientemente) ha despertado el interés de Alfonso Durazo, quien encabezará el sector de Seguridad Pública en el sexenio de AMLO.

¿En los foros de pacificación se habló de lo que esto está propiciando en las familias?

—La familia no sólo normaliza, sino que propicia que realicen estas actividades. Eso es aún más grave. En los foros hemos documentado esto, particularmente en Ciudad Juárez, madres y padres de menores que han estado en riesgo o en conflicto con la ley. Me tocó atender a dos mamás que relataban lo que padecieron sus hijos.

Lo anterior, según testimonios en los foros, se ligó muchas veces a historias de graves carencias desde temprana edad. Aunque el llamado a generar una amnistía ha acaparado en gran medida la discusión pública, en los foros han aparecido demandas de temas complementarios, en particular de las condiciones de riesgo que trae consigo la falta de alternativas educativas, deportivas, de recreación y  económicas.

“En el foro en el que participaron rarámuris, ellos resumían este asunto diciendo que el crimen organizado ha llegado a donde el gobierno nunca supo llegar y ha reclutado a niños y jóvenes;…los niños migrantes están en la misma situación”, concluye Eunice Rendón.

“ZOOLOGÍA INFANTIL”

●Halcón. Vigila a las patrullas fronterizas.

● Liebre. Encargado de distraer a la autoridad.

● Cebo. Sigue hacia un punto falso mientras los cruces (de drogas o de personas) se realizan por otro lugar.

● Pollo. Encamina a los migrantes hacia la frontera hasta el punto donde un adulto concretará el cruce.

● Burro. Especializado en el tráfico de la droga.

● Reclutador. Coopta nuevos menores entre los grupos de niños que quedan varados en la frontera.

Imprimir

Siguiente Más