Oct 13, 2017 - 5:33:02 pm

¿Departamentos de Airbnb?

Airbnb da un giro de 180 grados a su estrategia. La plataforma online que une a caseros e inquilinos vacacionales ahora prevé lanzar una propia línea de apartamentos, en una alianza con un promotor estadounidense, según adelantó el Financial Times. La inmobiliaria construirá y la compañía de internet pondrá la marca.

Con esta asociación, la empresa con sede en San Francisco entra en el negocio de la promoción inmobiliaria y se expande en un negocio que va más allá de la simple reserva de alojamiento. También se enfrenta a operadores hoteleros tradicionales que trabajan con inmobiliarias para ofrecer apartamentos con servicio de hotel, como Marriott International.

Esta empresa californiana, fundada en 2008 por Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk, ha revolucionado el mundo del alquiler vacacional precisamente por unir a propietarios e inquilinos de forma online, sin que la empresa sea propietaria de inmuebles, cobrando solo comisiones por casa operación.

La compañía comenzará este proyecto con un complejo de 300 apartamentos en Florida (Estados Unidos), avanza Financial Times, que será construido y será propiedad de la inmobiliaria Newgard Development Group, pero bajo una marca bautizada como Niido powered by Airbnb.

El rotativo británico recoge que un responsable de Airbnb sugiere que llegarán más proyectos similares: “Esto es algo que filosóficamente encaja con nuestra estrategia a largo plazo". Por su parte, el responsable de la inmobiliaria Newgard destaca que planean construir 2,000 apartamentos para la firma californiana en los próximos dos años.

Estos primeros apartamentos en Florida previsiblemente abrirán el próximo año. Los pisos tendrán inquilinos fijos, pero con la intención de que gran parte del tiempo los puedan alquilar a usuarios de Airbnb, y tendrán servicios comunes como limpieza y cambio de sábanas.

El 25% de los ingresos irán a la inmobiliaria, el 3% a Airbnb y el resto para el inquilino principal.

Airbnb, con esta decisión, entra a un mercado más habitual de operadores hoteleros y concentra en unos inmuebles concretos parte de su negocio, evitando así –solo en este caso- los problemas que tiene en muchas ciudades por las quejas de los vecinos por los alquileres turísticos en edificios de viviendas.


Nota extraída de El Economista

Siguiente Más