Nov 13, 2018 - 8:57:25 pm

Calderón y Peña Nieto niegan sobornos por parte del cártel de Sinaloa

Jeffrey Lichtman, abogado del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán, aseguró ante el jurado en el juicio que se lleva en el estado de Nueva York, que el Cártel de Sinaloa realizó pagos millonarios al presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la defensa Guzmán Loera, la organización criminal proveniente de Sinaloa ha realizado sobornos millonarios tanto al actual presidente de México, como a su antecesor, Felipe Calderón.

Este martes inició en una corte de Nueva York el juicio que dictará el futuro del líder criminal, y durante la jornada de hoy, el abogado también señaló que Joaquín Guzmán no es el verdadero jefe del Cártel de Sinaloa, sino que se trata de Ismael “el Mayo” Zambada, quien nunca ha pisado la cárcel y por quien la PGR ofrece una recompensa de 30 millones de pesos.

¿Qué dijeron Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón sobre las acusaciones?

El expresidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa negó rotundamente las acusaciones de Lichtman casi de manera inmediata, a través de su cuenta de twitter.

Calificó las acusaciones como “falsas y temerarias”, pues argumentó que ni “el Chapo”, así como, ningún otro miembro del cártel de Sinaloa le otorgó pagos.

Es importante destacar que de manera extraoficial el michoacano ha sido señalado por tener nexos con la mencionada organización criminal.

La administración de Calderón Hinojosa, es principalmente recordada por la batalla frontal contra el narcotráfico que inicio desde su gobierno y que registró 121 mil 683 muertes violentas.

Por su parte, Enrique Peña Nieto ha permanecido silencio, a su vez el vocero de la Presidencia de la República,         Eduardo Sánchez aseguró que se trata de declaraciones completamente falsas y difamatorias.

“El gobierno de @EPN persiguió, capturó y extraditó al criminal Joaquín Guzmán Loera”, afirmó a través de twitter.

Durante el gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto, en febrero de 2014 fue detenido por elementos de la Marina Armada de México con ayuda de la DEA, en Mazatlán, Sinaloa.

Esta se trató de la segunda captura del criminal sinaloense, pues ya en 1993 había sido detenido en la frontera guatemalteca con nuestro país, permaneciendo recluso en el Penal de Puente Grande, Jalisco hasta el 2001, cuando escapó de la prisión escondido en un carro de lavandería.

Más tarde, el 11 de julio de 2015 Joaquin Guzmán Loera escapó de una celda de máxima seguridad, utilizando como vía un túnel construido desde las inmediaciones del Centro Federal de Readaptación Social No.1 (penal de Almoloya).

Finalmente, el 8 de enero del 2016 fue capturado por tercera ocasión, ahora en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa.

Siguiente Más