Nov 1, 2017 - 7:26:58 am

¿Quién ganó con la liberación de Javier Garfio?

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre un presunto trabajo de simulación por parte del Gobierno del Estado en el tema de combate a la corrupción e impunidad, relacionados con la administración encabezada por César Duarte.

Tras la liberación del ex presidente municipal, Javier Garfio Pacheco. En Referente.mx nos dimos a la tarea de buscar a un profesional del Derecho para entender: ¿si esto responde a la incapacidad del Estado o a un buen manejo de la defensa del ex funcionario?

--

El pasado domingo 22 de octubre el ex alcalde de Chihuahua, Javier Garfio Pacheco salió de la prisión de Aquiles Serdán donde se mantenía recluido desde el pasado 27 de marzo cuando fue detenido e imputado por el delito de peculado.

En ese momento, el juez de control Octavio Armando Rodríguez dictó prisión preventiva de al menos 7 meses en contra del ex alcalde, tiempo en el que se desarrollaría una investigación por parte del Juzgado Penal para encontrar la responsabilidad o no de Garfio Pacheco.

¿Por qué delito se le acusa?

Antes de ser alcalde de Chihuahua, el ingeniero Javier Garfio Pacheco fue secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, durante la administración de César Horacio Duarte Jáquez al comienzo de su gobierno, en 2010.

De acuerdo con la investigación, en 2012 durante su gestión Garfio participó mediante su firma en la venta de un predio de 190 hectáreas en la reserva territorial de Labor de Terrazas.

La venta fue catalogada como irregular, pues además de ser vendida a 99 millones de pesos, muy por debajo de los 400 millones de pesos a los que asciende su valuación, el terreno había sido destinado para la construcción de viviendas populares. Los recursos obtenidos de la transacción fueron destinados al gasto corriente de la Comisión Estatal de Vivienda (Coesvi).

Por este motivo el pasado 31 de marzo, el ex edil pasó a la siguiente etapa y fue vinculado a proceso por el delito de peculado. Por lo que continuó recluido en el Cereso de Aquiles Serdán.

Operación, ¿justicia para Chihuahua?

Junto con Garfio también fue detenido el ex director Administrativo de la Secretaria de Hacienda, Gerardo Villegas Madriles; y unos momentos después el ex secretario de Educación, Cultura y Deporte, Ricardo Yáñez Herrera.

Luego de su detención el gobernador del estado, Javier Corral anunció también la liberación de órdenes de aprehensión en contra de César Duarte y la detención de los tres ex colaboradores del entonces mandatario, a lo que bautizo como la Operación #JusticiaParaChihuahua.

A partir de ahí se realizaron 13 detenciones más entre las que se encuentran: el ex director de Adquisiciones, Antonio Tarín García; el ex auditor del Estado, Jesús Esparza Flores; el ex diputado Fernando Reyes; y recientemente el ex secretario de Finanzas del PRI estatal, Pedro Mauli.

Esta nueva etapa en Chihuahua también alimentó el discurso de Corral en torno al combate a la corrupción que tanto planteó durante su campaña política, pero que a la fecha también le ha ganado varios detractores al señalarle un discurso desgastado ante los ataques contra el ex gobernador, César Duarte.

Sin embargo este modelo fue calificado como “linchamiento social" contra los ex funcionarios, sobre todo por los simpatizantes del Revolucionario Institucional. Implicando algunos temas de violación de la presunción de inocencia hacia algunos de ellos.

Una situación que de acuerdo a nuestra fuente consultada se encuentra en riesgo ante diversas declaraciones por parte de la estructura del Gobierno del Estado, sin embargo no al grado de echar abajo las investigaciones por la gravedad de los delitos.

De 3 años a dos días más de prisión

Finalmente y tras casi siete meses al interior del Cereso en Aquiles Serdán, llegó el momento (de acuerdo al proceso) del juicio oral contra el ex secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, Javier Garfio Pacheco, en donde el viernes 20 de octubre se le dictó sentencia a tres años de prisión, al haber aceptado la comisión de los hechos.

Dos días más tarde, Javier Garfio fue beneficiado con una condena condicional, mediante un procedimiento abreviado, lo que permite al ex alcalde llevar su sentencia en libertad, aunque no eximiéndose de ella y de las condiciones que se negociaron par obtención de este recurso:

a) Acudir ante la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, ubicada en calle 20 de Noviembre y 20ª, colonia Pacífico de esta ciudad, a firmar todos los días lunes de cada semana, por todo el tiempo que le resta por compurgar la pena de prisión impuesta.

b) Residir en un determinado lugar, del que no podrá ausentarse sin permiso de la autoridad que ejerza el cuidado y vigilancia. En el caso sometido a estudio, el domicilio particular del sentenciado, en el entendido de que cualquier cambio de domicilio deberá informarlo a la autoridad ejecutora, en este caso el Juez de Ejecución o la Fiscalía de Ejecución den Penas.

c) Desempeñar una ocupación lícita, lo cual deberá acreditar ante las autoridades ya señaladas.

d) Abstenerse de causar molestias a la parte afectada o a cualquier interviniente en la investigación y el proceso.

Entonces, ¿Quién gana en la liberación del ex alcalde?

El recurso legal promovido por la defensa de Garfio, parece ser un ganar-perder desde el punto de vista de la ciudadanía, por el hambre de justicia en contra de la clase política. Sin embargo, si dentro de esta ecuación incluimos el tema de resarcimiento al Estado de Chihuahua, el resultado dará un giro hacia un ganar-ganar.

Pues si bien, en primera instancia el ex funcionario ahora se encuentra fuera de la cárcel, se logró concretar la reparación del daño, mediante la recuperación del predio y además le fue impuesta una multa por 435 mil 515 pesos. Asimismo es importante destacar que ya existe una sentencia en contra del ex funcionario.

Es importante también mencionar que el desprestigio y la inhabilitación de 3 años a cualquier cargo público también son una oportunidad para la ciudadanía de ponernos a prueba, y no comenzar a olvidar lo sucedido a partir del cuarto año.

Dentro de la libertad que goza el ex funcionario, no se puede calificar como justa e injusta, sino como legal. De igual forma se prevé que la defensa de Javier Garfio pueda interponer un recurso en contra de la sentencia, a través de los juzgados federales.

Siguiente Más