Ene 5, 2018 - 4:00:00 pm

Producción de gas LP enfrenta su peor nivel en el sexenio

La producción de gas LP cayó de 204,100 barriles diarios en 2012 a 145,800 en 2017.

La producción de gas Licuado de Petróleo (LP), utilizado en siete de cada 10 hogares mexicanos para cocinar alimentos y calentar agua, ha desacelerado cada año y enfrenta su nivel más bajo en la administración que encabeza Enrique Peña Nieto con una caída productiva de 40%.

Durante 2012, México produjo 204,100 barriles diarios. El año pasado, el promedio de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue de 145,800 barriles, de acuerdo con los últimos datos disponibles hasta noviembre de 2017 de la empresa productiva del Estado. En ese mismo mes, la producción de gas licuado descendió a 127,900 unidades.

Nuestro país, históricamente, ha sido dependiente del combustible para uso doméstico, industrial y de servicios, con un déficit para cubrir su demanda cercano a 30% del volumen requerido. Para completar la demanda, México ha comprado el gas LP a su vecino Estados Unidos. El volumen en noviembre fue de 60,000 barriles diarios.

“La capacidad se refinación o utilización de refinerías esta por debajo del 60% de capacidad”, recordó Ramsés Pech, analista de la firma energética Caraiva y Asociados. ¿ Y por qué no producen más? Por falta de mantenimiento y modernización, agregó Pech.

El precio al mayoreo del gas licuado que oferta Pemex a los distribuidores inició 2017 con aumentos de casi 40% en algunos puntos de México, de acuerdo con los últimos datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Por ejemplo, en Ciudad Juárez, Chihuahua, el precio pasó de 9.9 a 13.6 pesos por kilogramo de enero al 24 de diciembre del año pasado, un incremento de 38%. El precio promedio ponderado del país por kilogramo fue de 18.81 pesos hasta el 15 de diciembre.

En noviembre de 2017, el precio del gas licuado acumuló un alza de 41%, situación que la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) calificó como “un problema muy significativo de falta de competencia en este mercado”.

A partir de 2017, el precio del energético en nuestro país comenzó a determinarse por el libre mercado, situación que permite sumar costos de logística y transporte y otras variables de estacionalidad.


Extraída de Forbes

Siguiente Más