Este contenido fue extraído de www.animalpolitico.com

¿Puede Angela Merkel ser derrotada en Alemania? | Animal Político

Por: Saul Vazquez Torres (@SawieV)

Alemania es gobernada, hoy por hoy, por una amplia coalición que incluye a los partidos Unión Democristiana de Alemania – Democristiano de Bavaria (CSU – CDU) y al Partido Socialista Alemán (SPD) que impulsaron a la canciller Angela Merkel a un tercer periodo consecutivo en su encargo en el que hasta el día de las elecciones de este año llevará 12 años ininterrumpidos. Angela ya anunció que buscará un cuarto periodo que, de ganarlo, la mantendría en el poder hasta 2022.

Los cancilleres de larga duración no son una rareza en la Alemania moderna, ya Helmut Kohl estuvo al frente del país durante el periodo 1982 – 1997 y Konrad Adenauer durante el periodo 1949 – 1962. Curiosamente, ambos, pertenecientes a la Unión Democristiana que hoy tiene en el poder a Merkel, sólo que ambos gobernaron en alianza con los liberales (FDP) y con el SDP como su mayor opositor. Los socialistas han gobernado también Alemania en varios periodos, aunque más cortos: con Willy Brandt y Helmut Schmidt del 69 al 82 y Gerard Schröder del 98 al 2005 (último canciller antes de Merkel). Los socialistas suelen gobernar en coalición con los verdes (Die Grünen/Budnis 90), al grado de que Schröder hizo vicecanciller a Joshka Fischer, figura principal del movimiento verde.

* Con datos de la Oficina Federal de conteo de votos de Alemania (en inglés), disponible aquí.

Como podemos observar en la gráfica, después de 2005 no hubo una verdadera competencia para Merkel; el segundo partido más grande, SPD, mantuvo una base de votos por encima del 20 %, pero no lo suficiente para considerar que había una disputa real del poder del CDU-CSU. Esto se agravó con la aparición de un nuevo partido de izquierda, literalmente, La Izquierda (Die Linke) comenzó a disputar votantes tradicionales del SPD y en 2013 fueron la tercera fuerza del país. Asimismo una nueva agrupación de corte nacionalista conservador hizo su aparición en 2009 la Alternativa para Alemania (AfD) que según las más recientes encuestas tendrá presencia en 15 de los 16 parlamentos regionales y podría disputarle el segundo lugar al SPD en todo el este del país.

En medio de esto y considerando lo cómodo que está el SPD como aliado de Merkel en el gobierno, obteniendo la vicecancillería y avanzando su agenda de transición energética, en Diciembre del año pasado junto a mi amigo y colega Fernando Carrera, nos animamos a declarar en el blog de la Revista Nexos que era “prácticamente imposible” que el SPD o AfD pudieran ganar a Merkel. Esto por el sistema de elección en Alemania que es mixto, es decir, los alemanes votan en una boleta para elegir a sus representantes uninominales y en otra por los pluris, garantizando representación a los partidos chicos pero asegurando que sólo el SPD y el CDU-CSU ganen los asientos que son por distrito. En ese mismo sentido se expresó el experto en Alemania, Franco Delle Donne, diciendo que las elecciones en Alemania “Ya no son competitivas”. Sin embargo, no contamos con un factor inesperado, el SPD decidió ya no ser parte de esta Gran Alianza y competirle en los hechos la candidatura a Merkel.

* Con datos del sitio web pollytix (en alemán), disponible aquí.

Lo que parecía ser un día de campo para la actual canciller, pasó a ser una cerrada contienda y es que el SPD decidió postular a un político ajeno a la burocracia que hizo gobierno junto a Merkel. Martin Schulz es el nombre del político que hace superar al SPD el 30 % en la intención de voto, algo inesperado hace tan sólo unos meses. Schulz es un hombre que viene de una familia obrera, su padre fue policía y su abuelo minero. Es el menor de 5 hermanos y tiene en su historia haber superado un episodio de alcoholismo. Recupera el entusiasmo de la clase trabajadora alemana que había volteado a ver en Die Linke y AfD una opción. Hoy podemos ver como la intención de voto de ambos, así como del partido verde han bajado en beneficio del SPD.

Martin Schulz.

El otrora presidente del parlamento europeo tiene un reto importante por delante, ya que Merkel no es cualquier política, ha dominado el escenario europeo por los últimos 12 años y ha logrado posicionarse exitosamente en campos progresistas como la defensa de los refugiados, manteniendo un matiz que no desagrada a su electorado conservador tradicional. Además de que tendrá que superar la imagen de partido desgastado ante liderazgos grises como el del actual vicecanciller Sigmar Gabriel que poco o nada hizo por superar la crisis que significó para los socialdemócratas gobernar junto a Merkel todo este tiempo. Sin embargo, un rumor recorre la política alemana con insistencia: Deutschland is Merkelmüde (Alemania está cansada de Merkel).

* Saul Vazquez Torres es estudiante de la licenciatura en Relaciones Internacionales del ITESM Campus Santa Fe, Consejero Nacional del Partido de la Revolución Democrática, integrante de Iniciativa Galileos.

Siguiente Más