Este contenido fue extraído de www.excelsior.com.mx

Sacudida en la Casa de Saúd | Pascal Beltrán del Río

14 de Noviembre de 2017

Hace diez días que Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo y potencia indudable del Oriente Medio, vive una purga en el seno de su muy numerosa familia real.

Por razones de concentración de poder —disfrazadas de modernización y lucha contra la corrupción—, el príncipe heredero Mohámed bin Salmán ha ordenado la detención de hasta medio millar de funcionarios, empresarios y miembros de la realeza.

Entre los detenidos está el hombre más rico de Oriente Medio, el príncipe Alwaleed Bin Talal, pero también el jefe de la Guardia Nacional, el ministro de Economía y un conjunto de accionistas locales de varias firmas globales. También hay miembros de la multimillonaria familia de Osama bin Laden.

Algunos de los detenidos han sido recluidos en un hotel de lujo de la capital, única consideración que les han dado. Todos están acusados de corrupción.

El príncipe heredero, a quien los sauditas conocen por sus iniciales MBS, es hijo de Salmán, el actual monarca del reino, quien tiene 81 años de edad.

Desde que se fundó la moderna Arabia Saudita, ésta ha sido gobernada por la familia de Abdulaziz Saúd (1875-1953), quien reinó el país peninsular entre 1932 y su muerte, en 1953.

Ibn Saúd, como se le conoce en occidente, tuvo la fabulosa cantidad de cien hijos con distintas mujeres. De éstos 45 fueron hombres. De 1953 a la fecha, seis de ellos han ocupado el trono.

Primero fue su primogénito, Saúd bin al Saúd, entre 1953 y 1964. El rey Saúd, conocido como un gran despilfarrador y quien tuvo incluso más hijos que su padre (115), fue derrocado por el austero y piadoso Faisal y tuvo que irse al exilio, donde murió en 1969.

Faisal tomó el poder aprovechando un viaje al extranjero de su hermano y reinó de 1964 a 1975, tiempo en que Arabia Saudita desarrolló una política propalestina.

El rey fue asesinado por su sobrino Faisal bin Musa’id, hijo de otro de sus hermanos.

Luego de este magnicidio, un consejo real hizo subir al trono a Khalid, hermano de Saúd y Faisal, quien gobernó de 1975 a 1982 y murió de un infarto. Se le consideró una figura de transición y consenso, a quien no se dio el poder real.

Fallecido Khalid, fue coronado Fahd, otro hijo del fundador de la monarquía saudita moderna, quien ha tenido el reinado más largo en la historia del país: 23 años, entre 1982 y 2005.

A Fahd lo sucedió Abdulá, fallecido apenas en 2015. Y así llegamos al monarca actual, Salmán, cuyo hijo está sacudiendo los cimientos de la Casa de Saúd poblada por 15 mil integrantes de la familia real.

Como digo arriba, el joven príncipe ha vestido su purga como un esfuerzo por modernizar el reino y erradicar la corrupción, aunque muchos expertos creen que se trata de una simple concentración del poder, animada por el empoderamiento de los sectores más antiiraníes de la monarquía sunita.

En su proceso para concentrar el poder, MBS mandó ejecutar a varios miembros de la oposición y lanzó una campaña militar contra los rebeldes hutíes de Yemen, que comulgan con la fe chiita, contraria al sunismo. Asimismo, encabezó el aislamiento diplomático de Qatar.

Para contrarrestar el malestar que sus acciones han causado en la familia real, el príncipe heredero ha buscado congraciarse con la población, en la que cunde el malestar por la reducción de subsidios provocada por el desplome de los precios del petróleo.

Entre otras medidas populistas, MBS ha permitido el funcionamiento de cines y la organización de conciertos, cosas que habían estado prohibidas.

También sorprendió a todos autorizando que las mujeres pudiesen obtener licencia para manejar un automóvil.

Pero la principal alianza que ha establecido el príncipe ha sido con el presidente estadunidense Donald Trump, de quien sacó la promesa de defender al reino ante un eventual ataque por parte de Irán.

Al romper el acuerdo nuclear con Teherán y apoyar incondicionalmente a Riad en la escalda verbal entre los dos países, Trump dio un espaldarazo a la purga que realiza MBS, la cual, en cuanto se anunció, disparó los precios del petróleo a nivel mundial.

Siguiente Más