Nov 24, 2017 - 11:30:00 am

De Metepec a Cupertino, la niña mexicana consentida de Apple

Alejandrina tiene dos amigos que no cualquier joven tiene. A sus 19 años, la oriunda de Metepec, Estado de México tiene dentro de su lista de contactos a Tim Cook y a Steve Wozniak, actual CEO de Apple y al fundador de esa compañía, respectivamente.

Lo mejor de todo, es que no son solo de esos amigos ocasionales o de redes sociales. A esta mujer mexicana, altos directivos de la empresa la han apoyado al grado de otorgarle cartas de recomendación para estudiar en Stanford y así convertirse en la consentida de Apple.

“Ellos se dieron cuenta de mí no solo porque hago apps sino por todas mis cualidades. La verdad también por ser mexicana, esto les llama mucho la atención. De igual manera creo que por ser mujer”, dice a Forbes México Alejandrina González Reyes, una joven mexicana que actualmente estudia en Stanford y que desde hace siete años se ha convertido en una de las personas favoritas de la meca tecnológica de Estados Unidos.


Aunque esta joven mexicana no siempre se sintió atraída por la tecnología, el momento cumbre que la marcó de por vida fue un anuncio del iPhone.

“Cuando estaba en Toluca, vi un anuncio del iPhone. Tenía nueve años, me acuerdo de esa noticia, de su pantalla, y mi me impactó mucho. Desde Metepec me imaginaba cómo sería Silicon Valley, quería ir, quería llegar allá”, recuerda.

Alejandrina detalla que tuvo la suerte de que a su papá lo mandaran a trabajar a Estados Unidos y esto influyó para que comenzara esta cercanía con la tecnología y con un mundo que apenas descubría.

“Hice el bachillerato en Estados Unidos, ahí fue donde conseguí mi primer iPhone. Un día después de las clases estaba jugando con él y me pregunté cómo es que funcionan las aplicaciones (apps), las usamos todos los días, pero nunca paramos a pensar cómo es que funcionan por detrás”.

Eso no es para mujeres…

A Alejandrina lo mismo la buscan y le piden selfies los niños que las mujeres o los estudiantes. Observan cada uno de sus movimientos, la ven como de otro planeta mientras ella baja su mirada y sonríe.

Instalada en Estados Unidos, y con la cosquilla de entender el funcionamiento detrás de las aplicaciones, buscó la forma de hacerse de equipo para poder trabajar esta inquietud.

“Yo quería aprender eso, les dije a mis papás que me compraran una computadora para empezar a programar algo, pero me dijeron que para que quería eso, que programar no era para mujeres y les insistí como un año o más”, cuenta.

Una vez que Alejandrina obtuvo su computadora comenzó a programar. No sabía nada, era error tras error pero esto le dio conocimiento para poder crear su primera app. Comenzó con un juego para después diseñar un par más. Esto le dio pie para que los gigantes de Apple le dieran seguimiento.

Con esto, la empresa la invitó a su conferencia de desarrolladores que realiza anualmente en la ciudad de San Francisco y en un sorteo entre algunos chicos ganó un lugar para que fuera escogida y pudiera conocer a algunos directivos, entre ellos, Tim Cook.

“La gente de la compañía me dijo que los acompañara a un lugar, un salón, estaba sentada y en eso me dicen, queremos que voltees y ahí venía Tim Cook, no lo podía creer, era mi sueño. Nunca me lo imaginé, de tantos desarrolladores de esta conferencia, ¿por qué me escogieron? Me saludó y me preguntó, '¿de dónde eres?', respondí que de México, '¿cuántos años llevas programando?', le dije que menos de un año”.

Sorprendida por el talento de la joven, tanto Cook como algunos otros directivos, le pidieron que estuviera en contacto con ellos, que no se alejara. Desde ese día, las puertas de Apple quedaban abiertas para la mexicana.

Una carta de recomendación y un mail a Tim Cook

Posterior a su encuentro, González Reyes se encontraba por terminar la high school y su pasión por la creación tecnológica la llevaba a voltear a Stanford. Sin embargo, sabía que solo unos cuantos cumplen este sueño.

“Me tomé la libertad de mandarle un mail a Tim Cook y a la vicepresidenta de recursos humanos de Apple para que me hicieran una carta de recomendación para entrar a Stanford y me contestaron que por supuesto. La empresa me otorgó la carta, apliqué y unos meses después me habían aceptado”.

La magia de iWoz

Cuando Alejandrina ingresó a estudiar a Stanford sus logros no quedaron ahí. Aparte de su pasión ya gestada por desarrollar aplicaciones, a la joven siempre le ha gustado la magia. De hecho, dentro de sus últimos desarrollos se encuentran algunos trabajos en donde conjunta la tecnología con la magia.

Para poder tener más claro este nuevo reto, se puso en contacto con otra figura representativa y clave en el mundo tecnológico.

“Un día le escribí a Steve Wozniak. Le dije que me dedicaba a hacer apps, que era estudiante de Stanford y que me gustaba hacer magia, sobre todo que me interesaba combinarla con la tecnología. Coincidimos en una conferencia en Miami y me invitó a su hotel para tomarnos un café y ahí fue donde platicamos, le enseñé lo que había hecho y desde ahí nos empezamos a llevar, hasta me llevó a México a Campus Party como su invitada”, cuenta a Forbes México.


Nota extraída de Forbes México

Autor: Mauricio Hernández Armenta


Siguiente Más