Este contenido fue extraído de www.milenio.com

Un PRI sin corrupción | Carlos Puig

Debe haber caído como un balde de agua helada que después de la fiesta de la unidad y el relanzamiento del PRI tras su triunfo en el Estado de México y (tal vez) en Coahuila, la nota se volviera el asunto Lozoya-Odebrecht. O no.

Un vocero que nunca dice nada tuvo que salir a decir cosas y se pusieron a borrar fotos.

Pero algo ya no sonaba bien cuando al referirse a los Duarte y a Borge, más los que se acumulen en los próximos meses, el orgullo del presidente Peña Nieto y el líder Ochoa, en sus discursos en el Palacio de los Deportes, era que estaban en la cárcel, como si nunca hubieran sido suyos.

Y cuando digo “referirse” es porque lo interpreto, no pueden pronunciar sus nombres.

Algo igual de raro sucede con el asunto Odebrecht, como ha ocurrido tantas veces en este sexenio con asunto similares.
Algo se les atora. Con algo no pueden.

El asunto lleva meses y meses en la prensa nacional e internacional, y el asunto mexicano también. ¿En serio creyeron que nunca pasaría nada más?

El ex director de Asuntos Internacionales, ex director de Pemex, es acusado por un empresario brasileño de haber negociado transferencias millonarias de Odebrecht a cuentas en paraísos fiscales y el vocero sale a defender… a su jefe.

De Emilio Lozoya “no puede” hacer comentarios.

La PGR manda un comunicado quejándose de los brasileños, pero nadie habla, nadie explica y hasta que Lozoya ruega, ahora sí lo llaman para preguntarle un par de cosas. No fuera Rafa Márquez que venga corriendo de manera “voluntaria”.

Me queda claro que no pueden lidiar con el asunto.

Tal vez en el fondo, como alguna vez lo dijo el Presidente, sí creen que esto es “cultural”, que es una condición irremediable que por lo tanto no tiene mucho caso nombrarla.

Pienso esto viendo hacia el próximo año.

La corrupción será uno de los temas clave en la campaña de 2018.

¿Qué va a decir el candidato priista?

Más allá de que el Presidente elija a una persona que no se haya visto personalmente involucrada con algunos de los escándalos del sexenio, ¿qué podrá decir?

¿Será que el PRI ya ha descontado esa pérdida?

Por las reacciones de dos escándalos recientes, socavón y Odebrecth, asuntos que tocan al círculo más cercano del Presidente, eso parece.

Seguramente tendremos un candidato del PRI que no hablará de corrupción.

Hablemos de otra cosa, porque de eso tenemos poco que decir. Es cultural. Ni modo.

Twitter: @puigcarlos

Siguiente Más